Click acá para ir directamente al contenido

Una Mirada a Chile

Chile se ha posicionado como un líder latinoamericano destacado en competitividad e innovación. Sus grandes embajadores en el plano internacional son su vino, cobre, alimentos, paisajes y, por supuesto, su capital humano y su gente.

APEC2019-CHILE-LA-MONEDA

APEC2019-CHILE-LA-MONEDA

Chile, el país más largo del mundo, nace del encuentro entre la Cordillera de los Andes y el Océano Pacífico, que dio origen a un territorio de extremos, rico y diverso, que se extiende por 4.329 kilómetros desde el desierto de Atacama con los cielos más claros del planeta para explorar el espacio, hasta los glaciares de la Patagonia y la Antártica con sus prístinas aguas.

En esta geografía singular y diversa, que entre otras características posee el mayor nivel de radiación solar del mundo y su tercera mayor reserva de agua dulce (24.093 glaciares), se formó un pueblo resiliente, confiable, perseverante e innovador, que ha sabido superar distancias para convertir este rincón del continente en una fuente de oportunidades, en un lugar estable, conectado e integrado exitosamente a las principales redes mundiales.

Así, Chile se ha posicionado como un líder latinoamericano destacado en competitividad e innovación, según señalan respectivamente el Índice de Competitividad Global 2018-2019 que elabora el Foro Económico Mundial y el Global Innovation Index 2016 de la U. de Cornell-INSEAD.

Además, constituye una nación que protagoniza la búsqueda de soluciones a los grandes desafíos globales actuales y futuros y que posee grandes embajadores en el plano internacional: su vino, cobre, alimentos, paisajes y, por supuesto, su capital humano y su gente.

Los chilenos 

Los chilenos tienen el carácter que su tierra les imprime, donde los desafíos que plantea un territorio diverso los ha llevado a desarrollar su solidaridad, esfuerzo, resiliencia y profesionalismo.

Así, han levantado un país confiable, estable y seguro, que promueve el emprendimiento y la innovación para superar la distancia que impone su geografía, generando oportunidades para conectarse con el mundo y planteando soluciones a los grandes desafíos globales actuales y futuros del planeta.

Su gente resalta también por su sencillez y generosidad, que se aprecia en múltiples tradiciones que permiten conocer la variedad de la idiosincrasia local y el territorio. De este modo disfrutan ser el país más feliz de la región, con el mejor índice de Desarrollo Humano de Latinoamérica, acogiendo cada vez más visitantes que valoran la riqueza de su capital humano.

Fuente: Fundación Imagen de Chile