Click acá para ir directamente al contenido

Óbolo Chocolate: un ejemplo exitoso de integración regional

“El primer bean to bar chileno”, así es como se describe Óbolo Chocolate, la marca pionera en nuestro país en desarrollar una barra de chocolate a partir del mismo grano de cacao. Mark Gerrits, fundador de Óbolo y uno de los emprendedores participantes de las Chilean Villages en APEC 2019, nos cuenta cómo comenzó su proyecto, hasta lograr exportar y establecerse como uno de los mejores chocolates del mundo.

Mark Gerrits, sociólogo estadounidense, llegó a Latinoamérica hace 25 años tras recorrer Argentina, Bolivia, Perú, y Ecuador. Y fue justamente en la selva de este último país, donde conoció el origen del grano de cacao junto a comunidades nativas del lugar.  

Cuando empecé con Óbolo, yo sabía que necesitaba tener cacao no solo de muy buena calidad, sino que también tuviera un impacto social y ambiental positivo. En mis tiempos trabajando en Perú, encontré un buen productor de cacao. Con ellos desarrollamos una relación y juntos aprendimos cómo exportar granos de cacao desde Perú a Chile”, cuenta Mark.

Óbolo ya lleva cinco años importando granos de cacao desde Perú, en los que su objetivo principal no ha cambiado: elaborar chocolate, de origen nacional chileno, de calidad mundial.

El trabajo de crear una barra de chocolate Óbolo significa un modelo de integración regional y de encadenamiento productivo. “APEC y Óbolo Chocolate es una relación muy interesante, de hecho, nosotros creemos que somos un excelente ejemplo de la colaboración de APEC. Trabajamos con cacao de origen de Perú, elaboramos el chocolate aquí en Chile y después lo exportamos a economías miembro de APEC como Canadá o Nueva Zelanda”, explica el fundador de Óbolo.

De esta forma, el emprendimiento de Mark es un caso que da luces de los esfuerzos que están haciendo las economías de la región latinoamericana por integrarse en las Cadenas Globales de Valor (CGV).

Yo personalmente trabajo directamente con los productores en Perú, viajo a la selva para participar de la cosecha, la fermentación de los granos, el secado, todo ese proceso que es clave para la calidad del chocolate. Luego de importar los granos a Chile, acá en nuestro taller hacemos todo el proceso de convertir el grano de cacao en barra de chocolate”, nos cuenta Mark.

Óbolo chocolate es un ejemplo del desarrollo que ha llegado a tener el comercio intrarregional, que a su vez también logra impulsar la participación del continente en el marco internacional.

En los últimos años, Óbolo Chocolate ha sido reconocido y premiado a nivel mundial. Participó en los Academy Chocolate Awards, el principal concurso de chocolates en el mundo, donde ganó una medalla de oro y dos de plata.

Este es un emprendimiento súper dinámico. Jamás soñamos con exportar nuestro chocolate, pero APEC es una vitrina increíble. Nosotros participamos en la primera reunión de APEC en marzo, nos invitaron a ser parte de la Aldea Chilena, y fue una oportunidad muy importante para tener contacto con todos los miembros de las economías de APEC”, detalla Mark.

Esto le ha permitido darse a conocer en otros mercados y concitar el interés de importadores de Singapur, Noruega, Brasil. Actualmente, Mark exporta sus chocolates a Canadá y Nueva Zelanda, pero ya tiene en mente nuevos destinos para lo que queda de este año.